Algunas personas miran al mundo y dicen: ¿Por qué? Otras, miramos al mundo y decimos: ¿Por qué no?

lunes, 22 de octubre de 2012

Proverbio chino.

Entristécete, no porque los hombres no te conozcan, sino porque tú no conoces a los hombres.
Confucio.

domingo, 30 de septiembre de 2012

Si me conocieras...

Sabrías que me encantan los dulces y mi tarta de cumpleaños suele ser de chocolate. Sabrías que siempre he soplado las velas y he pedido algún que otro deseo pero nunca para beneficiarme a mi misma. Sabrías que mi color preferido no tiene por qué ser el rosa. Si me conocieras sabrías el valor que le doy a las sonrisas porque creo que es el mayor regalo que alguien te puede hacer. Sabrías que soy como soy por todo lo que me ha tocado vivir, como todos. Si realmente me conocieras sabrías que he tenido golpes duros a lo largo de mi vida y por eso ahora doy mayor valor a las cosas. Si realmente me conocieras sabrías que prefiero los pequeños detalles y me conformo con poco, pero si considero que puede haber más lo busco. Sabrías el valor que le doy a la palabra AMISTAD y que no suelo rendirme. Si me conocieras sabrías que no tengo miedo a nada de lo que puedo aparentar. Sabrías que soy feliz y que me llena conocer gente nueva. Sabrías que antes que yo están los demás. Si me conocieras sabrías la facilidad que tengo para conocer a las personas y la dificultad para contar mis cosas. Sabrías que para que te conozcan los demás primero tienes que conocerte a ti mismo y creerte lo que eres y lo que no eres. Si me conocieras sabrías lo tantísimo que me gusta hablar, las buenas conversaciones y las llamadas nocturnas. Sabrías que soy feliz. Sabrías que sé perdonar y olvidar. Si realmente me conocieras sabrías que siempre he estado rodeada de personas y quizás por eso mi mayor miedo sea la soledad. Sabrías mi pasión por coger una mochila y recorrer el mundo con buena compañía. Si realmente me conocieras sabrías que tengo miedo a morir. Sabrías que me encanta la fotografía, la magia, las matemáticas, las manualidades, las buenas películas, escribir, el ajedrez y el deporte. Si realmente me conocieras sabrías que soy fuerte para afrontar las situaciones pero a la vez soy muy sensible. Sabrías que siempre me quedo con el lado bueno de las cosas porque es lo que me han enseñado. Sabrías que tengo lugares de los que no dejo de hablar. Sabrías que siempre he dicho que de todo se aprende y de todo el mundo también. Sabrías que no me sé enfadar y soy incapaz de odiar. Sabrías que repito muchas palabras o frases porque tengo esa facilidad y se me pegan. Sabrías que por fin estoy estudiando algo que no me va a hacer rica, pero de lo que me puedo sentir orgullosa. Si realmente me conocieras sabrías el valor que le doy a los abrazos y a las buenas palabras. Sabrías que siempre me he imaginado cómo sería mi vida con un hermano y que fuese más pequeño que yo. Sabrías que soy capaz de estar un día entero sacando sonrisas y sonriendo sin que sea fingir. Sabrías que sigo escribiendo la carta a los Reyes Magos y suelo publicarla para que sea leída. Sabrías que soy la nieta preferida de mi abuelo y que yo a él lo admiro. Sabrías que me gusta patinar, esquiar, el tenis, el baloncesto y el pueblo. Sabrías el valor que le doy a mis dos pueblos porque ahí están mis raíces. Sabrías que siempre me atraganto con las uvas en año nuevo porque me estoy riendo y diciendo bobadas. Sabrías que tuve que dejar el baloncesto por un motivo que poca gente sabe, pero que ahora vuelvo a estar muy ligada a ese deporte.Sabrías que las tortillas de patata, el roscón de reyes, la tarta de mi cumpleaños, el tiramisú, las albóndigas y la paella son cosas que me tiraría la vida comiendo. Sabrías que lo importante no es la comida, sino la compañía. Sabrías el valor que doy a esos pequeños y grandes detalles del veintisiete de mayo. Sabrías que siempre saco la parte positiva de todo. Sabrías que no me importa ser una inmadura si eso implica hacer bobadas. Si realmente me conocieras sabrías que nunca me ha gustado programar mi vida, pero que actualmente vivo pensando en una fecha. Sabrías que tengo un millón de defectos y los suelo mostrar. Sabrías que a mi familia y esos amigos que se cuentan con los dedos de las manos no me los toca nadie. Sabrías que soy celosa, hasta el punto que todo el mundo lo somos, me gusta compartir las cosas y tengo pánico a oír un ‘hasta nunca’. Sabrías que siempre he dicho lo bonito que es compartir tu vida con alguien que ante todo es tu amigo. Sabrías que dejo que la vida me despeine y me gusta vivir nuevas aventuras. Sabrías que hay cosas que digo con la mirada o lo que digo se puede leer entre líneas. Sabrías que la distancia no es mala si el corazón no cambie de opinión. Si me conocieras sabrías que no me gustan para nada las despedidas y que solo he llorado delante de gente que me conoce de verdad, aunque no suelo hacerlo. Sabrías que actualmente mi vida está entre Burgos y Valladolid. Sabrías que siguen sin gustarme las despedidas. Sabrías que tengo buenas ideas y los regalos que hago siempre son personalizados. Sabrías que soy muy vulnerable y se me puede hacer mucho daño. Dirías que soy una buena persona y sé preocuparme por los demás, pero también sé agradecer las cosas. Sabrías que tengo algún que otro trauma y que admiro a las personas. Sabrías que saco conclusiones a veces absurdas. Sabrías que me han juzgado mucho de forma injusta. Sabrías que veo un reto conocer realmente a ese tipo de personas que son incapaces de llevarse bien con el mundo. Sabrías que me pueden llegar a afectar demasiado los problemas de los demás. Sabrías que a mi edad he visto y vivido cosas que quizás no debía haber visto o vivido, pero eso me ha hecho ser como soy. Sabrías que soy incapaz de hablar mal de esas personas que por algún motivo ya no están en mi vida. Si realmente me conocieras deberías saber que no te vas a ir de mi vida nunca y que eres una de las personas que más daño me puede hacer. Sabrías que tengo un diario en el cual escribo mi vida desde mi punto de vista. Sabrías que ese diario actualmente es un buzón y buena compañía. Sabrías que me gusta conocer cosas nuevas y andar de un lado para otro, que no me gusta la rutina y que odio discutir.

Y tú... ¿realmente me conoces?

lunes, 10 de septiembre de 2012

Libro: Verónica decide morir

En el fondo, la culpa de todo lo que sucede en nuestras vidas es exclusivamente nuestra. Muchas personas pasaron por las mismas dificultades que nosotros y reaccionaron de manera diferente.

(Paulo Coelho)

domingo, 9 de septiembre de 2012

"No existe la tragedia, sino lo inevitable. Todo tiene su razón de ser: solo necesitas saber distinguir lo que es pasajero de lo que es definitivo".
- ¿Qué es lo pasajero?
- Lo inevitable.
- ¿Y lo definitivo?
- Las lecciones de lo inevitable.

domingo, 1 de julio de 2012

Ahí va.

Solo hay dos etapas en la vida: aquella en la que te dicen que no y aquella en la que eres tú el que dice que no. La rapidez con la que pasas de la primera a la segunda es lo que llamamos progreso.

sábado, 23 de junio de 2012

Quién soy.

Quién soy. Ahora va y me preguntas quién soy. ¿De verdad no te sueno?
He estado ahí cada vez que te jugabas la vida, pero también cada vez que hacías que vivirla mereciese la pena. He estado ahí cada vez que aprendías a valorar lo importante, pero también cuando lo acababas confundiendo siempre con lo simplemente urgente.
Y ahora me preguntas quién soy.
Yo te enseñé a conjugar todos los tiempos del verbo preocupar. Y también te enseñé la cantidad de cosas que sí tenían remedio. Yo te puse hasta el cuándo para que tú pudieses dedicarte en cuerpo y alma al hasta dónde.
Mientras tanto, me he ido llevando uno por uno a todos tus mayores, algunos demasiado pronto, pensarás, otros después de mucho dolor, pero lo cierto es que te he ido empujando a ti y a los de tu generación a la primera línea de este acantilado contra el que choca todo el llanto del mundo.
Gracias a mí tuviste miles de oportunidades para darte cuenta de lo equivocado que estabas. Pero no te apures. Hicieras lo que hicieras, la respuesta era siempre otra, el final era siempre igual.
Max.

viernes, 8 de junio de 2012

¡ɐʇlǝnʌ ɐl ǝlɐp!


¿Sabías que todos tenemos algo en común? ¿Que todos tenemos la capacidad de ponernos en el lugar de los demás? ¡Pues así es! Tú. Yo. Podemos llegar a sentir lo que los demás sienten y ayudarles. Y eso además nos da felicidad. Somos seres capaces de ser felices dando nuestra ayuda.
Somos muchos los que queremos dar la vuelta al mundo en el que vivimos. Que somos muchos los que queremos cambiar el mundo.

jueves, 7 de junio de 2012

Lo poco que sé de la vida.

'Lo poco que sé de la vida está en los libros que nunca leo. Lo poco que sé de la vida está en las líneas que no escribí. Lo poco que sé de la vida se cuenta tomando un café, se entiende tomando una copa y se olvida tomando dos. Que nadie se me emocione ni albergue falsas esperanzas, porque con lo poco que sé de la vida, a duras penas se llena un corazón, por pequeño que sea.

Empiezo por lo que sé con toda seguridad. Sé que, con suerte, te vas a morir una vez. Así que procura no morirte más veces por el camino. No hay nada peor que esa gente que se va muriendo antes de morirse del todo. Para evitarlo, te regalo un método infalible. Mientras tú vayas decidiendo, todo está bien. El día que dejes de decidir, ese día, cuidado, porque la habrás palmado un poco.

Ten siempre más proyectos que recuerdos, es la única forma que conozco de mantenerse joven. Olvídate de la patraña esa de ser feliz, ya te puedes dar con un canto en los dientes si llegas a ser el único dueño de tus propias expectativas.

Que un euro se ahorra, y un polvo se pierde. Para siempre. Que hay que dedicarse a algo de lo que jamás te quieras jubilar.Por mucho que te cueste pagar las facturas. Por mucho que en las reuniones de antiguos alumnos te miren mal. Es mejor dedicarse toda una vida a algo que te divierte pese a no llegar a fin de mes, que pasarte un solo día trabajando únicamente por dinero.

Entre lo poco que sé de la vida, también te diré que nada de todo esto vale la pena sin alguien que te haga ser incoherente. Ni flores, ni velas, ni luz de luna. Ése es el verdadero romanticismo. Alguien que llegue, te empuje a hacer cosas de las que jamás te creíste capaz y que arrase de un plumazo con tus principios, tus valores, tus yo nunca, tus yo qué va.

Ojalá ames mucho y muy bueno, incluso a riesgo de ser correspondido. Que te despojen de todo, que hagan jirones de tus ganas y que te veas obligado a remendarlas con el hilo de cualquier otra ilusión. Que desees y seas deseado, que se frustren todas tus esperanzas y que acabes descubriendo que la única forma de recobrar el primer amor, que es el propio, es en brazos ajenos.

Dos emociones inútiles asociadas al pasado, arrepentimiento y culpa, y una emoción inútil asociada al futuro, la preocupación. Cuanto antes te desprendas de las tres, antes empezarás a apreciar lo único que tienes.

¿Qué más? ¡Ah sí! Sé que al menos un amigo te va a traicionar, otro será traicionado por ti, y que te pongas como te pongas, los que no hayas hecho antes de los 30, ya jamás pasarán de buenos conocidos. Cuenta sólo con los tres principales, porque a partir de ahí, todo es mentira.

Para terminar, y hablando del tema, déjame que te presente a tu mejor enemigo. Se llama miedo. Quédate con su cara, porque va a estar jodiéndote de ahora en adelante. Miedo al fracaso. Miedo al qué dirán. Miedo a perder lo que tienes. Miedo a conseguirlo. Miedo a saber poco de la vida. Miedo a tener razón.'


Risto Mejide


¿Qué es haber triunfado?



Reír mucho y a menudo;
merecer el respeto de la gente inteligente
y el afecto de los niños;
ganarte la aprobación de los críticos honestos
y soportar la traición de los falsos amigos;
apreciar la belleza;
encontrar lo mejor en los otros;
darte a los demás;
dejar el mundo un poco mejor de lo que lo has encontrado:
sea con un niño sano, con un jardín o con una mejora social;
haber jugado y reído con entusiasmo
y haber cantado con pasión;
saber que alguna vida ha respirado mejor
porque tú has vivido;
eso es haber triunfado.


Ralph Waldo Emerson

domingo, 27 de mayo de 2012

No llenes tu vida de años, sino tus años de vida.

Te piden que escribas sobre tus veinte años de vida y no sabes ni por dónde empezar. Pero la vida ha dado demasiadas vueltas y es hora de empezar a comentarlas. Empezaré diciendo que quizás quien antes lo fue todo, por la distancia, el orgullo, los malentendidos, o lo que sea, ahora no sea tanto. Pero si sigo escribiendo, será porque algo me importa.

Crecemos y pocas personas de las que pasaron por nuestras vidas se quedan para siempre, pero hay unos nombres, esos pocos nombres, que sé que siempre estarán ahí y son los que merecen la pena.

Pasas del colegio al instituto y algunos de los que hasta ese momento eran tus amigos se quedan atrás. Pasas a compartir tu día a día con personas que se convierten en algo demasiado especial para ti, que se convierten en tu rutina y que crees que siempre estarán a tu lado. Con ellas lo vives casi todo y ellas son las que te hacen sonreír. A las que pasas a llamar tus xoxos, las que están a tu lado, las que no dudan en formar parte de tu viaje, de tu equipaje.

Más tarde pasas de la ESO a Bachillerato y de repente, un día, la vida te da una de las lecciones que mejor te puede dar, resulta que no son dos años de bachillerato los que te tocan, sino tres. Donde la gente demuestra, unos para bien y otros para mal. Conoces a gente que a día de hoy, sigue a tu lado y sigue demostrando aquella que ya estaba.

Y por fin, llegas a la Universidad, temida, pero que al final no es para tanto. Es otra etapa, otra nueva etapa. En la que conoces a nueva gente que se convierten en tu presente y algunos incluso en tu futuro. Etapa en la que los de siempre, los de verdad, siguen a tu lado. Etapa en la que te das cuenta que a veces lo mucho sobra y con lo poco es suficiente, donde tu rutina es otra y el día a día lo compartes con ELLAS, mis gordis, las que desde el principio se dejaron querer, las que se dejaron conocer.

Y por supuesto, no puedo dejar de nombrar a esa gente, a los de toda la vida o a los que en algún momento llegaron por casualidad a mi vida, los de los pueblos, los del barrio, mi familia… A mis cukas, que se han convertido en mi huida cuando algo no iba bien, las que se han convertido en mis amigas. A mis chicos de Rábanos que saben lucir cuando necesitas volver a tu niñez. Y a ELLOS, los que últimamente brillan con más fuerza que nunca. A los que han sabido demostrar y a los que no han sabido hacerlo.

Hoy, veintisiete de mayo, creo que debo dar las
gracias a todos, a los que pararon y a los que no lo hicieron. A los que pararon y se quedaron y a los que no. A los que pararon y ya no están y a los que siguen a mi lado. Porque gracias a todos ellos soy como soy y en esta vida hay que ser agradecida. Gracias a todos los que forman parte de mis recuerdos. Pero sobre todo gracias a todos los que se quedarán para siempre.

Y sin duda, dar las gracias a los que me hacen feliz hoy, ahora. A los que me hicieron feliz ayer. A los que vinieron ayer desde cerca y desde lejos. A esa gente que ha sabido estar demostrando y que ha estado en lo bueno, en lo no tan bueno, en lo malo y en lo peor. Los que han perdido tiempo por mis lágrimas y los que no han dudado en darme un abrazo cuando lo he necesitado. A los que se han molestado en conocerme.

Hoy echo de menos a personas que ya no están, a las que nunca jamás estarán porque la vida se las ha llevado y a las que el tiempo ha hecho que estén distanciadas de mí, pero seguiré sonriendo por los que se lo merecen.

Y de aquí, a hoy….




… muchas cosas han cambiado en tan solo un año. Con el tiempo, las cosas se han hecho diferentes, y no peores, sino diferentes. Los que están a mi lado ahora no son del todo los mismos, los que me demuestran, son los necesarios y los de verdad, los de siempre.

Veinte años en los que he decepcionado y en los que me han decepcionado. En los que he necesitado y en los que me han necesitado. En los que he hecho reír y me han hecho reír. En los que he hecho feliz y me han hecho feliz. Veinte años por los que hoy puedo estar orgullosa.

Y sin duda, hoy me quedo con él, por ser ese ‘todo’ en mi vida, esa otra parte que me complementa. Por hacerme sonreír sin parar. Por tener esa forma tan especial de mirarme. Por saber hacerme feliz día a día. Por no dejar nunca de luchar. Por los abrazos cuando algo iba mal. Por tener esa forma tan especial de morderme la nariz. Por no dejar nunca de sorprenderme. Por estar siempre, para todo. Por formar parte de mis planes de futuro. Porque contigo, sobra las palabras.

Hoy, me quedo con
ELLOS, con VOSOTROS. Que sois los que os vais a parar a leer todo esto. GRACIAS.


jueves, 24 de mayo de 2012

Programa de radio interferencias. 'Centros de menores'


Si este tipo de noticias salen a la luz... ¿cómo es posible que la Fiscalía de Menores no haga nada para solucionarlo?

Y recuerda: Un hombre nace con libertad, pero esa libertad se destruye cuando el mismo hombre se lo impide.  (Jean Jacob Rosseau)

miércoles, 28 de marzo de 2012

Que a toda tu familia aquí la cuidaremos entre todos.

Recuerdo que siempre que en el programa de fiestas ponía a las 6 es la entrega de premios, eras tú la única que estabas puntual y esperabas a que llegasen todos. Me acuerdo también de cuando hacíamos las comidas todo el pueblo junto y venías a darnos de comer a nosotros, tus chicos, y siempre nos dabas más galletas a escondidas y no nos dejabas decir nada a los demás padres. Me acuerdo de tantas cosas Puri... y solo me sale darte las gracias de parte de todos, por dejarnos ser tus chicos, como tú nos llamabas, por estar siempre pendiente de nosotros y ayudándonos en todo. Gracias por darnos unos hijos de los que puedes sentirte orgullosa y sobre todo, gracias por enseñarnos a luchar contra las injusticias que la vida nos ofrece, que son eso, injusticias.


Pero puedes estar tranquila, cuidaremos de todos los tuyos como siempre nos has pedido y te recordaremos siempre.


Esto no es un adiós, es un hasta siempre Puri.

miércoles, 29 de febrero de 2012

Ponte en la piel del otro a ver cuánto dura tu sonrisa.

Ningún ser humano puede ser ilegal, lo ilegal es que un ser humano no tenga dignidad.
El problema viene cuando no ven el problema y el problema se queda cuando lo niegan.

Por mi parte, bienvenido a mi tierra hermano.

martes, 31 de enero de 2012

A golpes no se educa.


Viene bien escuchar este documento sobre lo que ocurre en algunos centros de menores emitido en la sección "La voz de los condenados" del programa de radio "La Rosa de los vientos", de Onda Cero.

domingo, 29 de enero de 2012

Sueños.

Algunas personas miran al mundo y dicen: ¿Por qué?
Otras, miramos al mundo y decimos: ¿Por qué no?

martes, 3 de enero de 2012

Queridos Reyes Magos:

Aquí estoy, un año más y ya van diecinueve. 

Sabéis que este año ha sido diferente, quizás especial o a lo mejor no tanto. Aún así, me han pasado cosas que jamás pensaría que me pasarían. Me ha tocado decidir seriamente sobre mi futuro y creo que no me he equivocado. He conocido a gente nueva, gente que realmente merece la pena y he seguido sumando junto a gente que no es tan nueva pero que también merece la pena. Pero bueno, tampoco os voy a contar nada que no sepáis porque sé que me observáis todos y cada uno de los días del año. Sí, sé que aquel día también lo hacíais y ese otro me estabais apoyando. Por eso quiero pedir que el dos mil doce, el año de entrar en mi segunda década, siga conociendo más a esa gente que acaba de llegar, los que llevan ya tiempo y a los que faltan por llegar, pero sobre todo tenga tantos días inolvidables y todos esos planes se acaben cumpliendo y ya sé que yo tengo que poner de mi parte para que eso sea así.

Pero sobre todo me gustaría que este año me trajerais lo siguiente:

Una vez más me pido la MAGIA que había en casa cuando era pequeña y era inmensamente feliz pensando que hoy vendríais a visitarme.. porque todos tenemos esa ilusión que nos conmueve pero yo quiero la de cuando éramos pequeños, ya me entendéis! ;) solo espero tener esa cara de alegría cuando vea todas las cosas que tengo debajo del árbol.

Pido regalos para todos los niños del mundo y que ninguno se sienta triste ni decepcionado con vosotros. También pido sonrisas en todas las caras del mundo, pero sobre todo en esas que yo tanto conozco y tanto se lo merecen. Pido alegría y buenas intenciones, que merman cada día. Pido tiempo, de eso que cada vez tengo menos, para estar a su lado. Pido seguir queriendo, porque aunque te quieran, la mejor sensación es cuando tú quieres. Pido seguir sorprendiéndome cada veintisiete de mayo, que ya sabéis que siempre lo consiguen. Y sobre todo pido seguir aprendiendo, algo necesario en las personas.

Creo que no se me olvida nada, y sé que pido demasiado, pero creo que es necesario y sé que sois magos y hacéis que todas las ilusiones se cumplan, espero que las mías también.

Tened una gran noche, que cada uno la tendremos a nuestra manera.

Sabéis que sigo siendo aquella niña que con tanta ilusión os escribía junto a sus hermanas y espero que hagáis que nunca deje de serlo.

¡Hasta el año que viene! :)